La costa de Ibiza reúne muchas características y cualidades que la hacen un lugar por descubrir, rincones tranquilos, aguas transparentes, preciosos fondos, cuevas y pequeñas calitas inaccesibles, lugares para practicar escalada o saltar al agua…
Por encima del agua:
Todos hemos visto las bonitas playas de Ibiza, ahora en verano, se ven abarrotadas. Pero más bonitos si cabe son los cientos de rincones tranquilos y solitarios a los que podemos acceder por el mar. Todas las Islas Baleares son una continuación de la Sierra Bética, al sur de la península coincidiendo en los tipos de roca que podemos encontrar y las diferentes formaciones que se ven en los acantilados. En ellos predomina la roca caliza, y nos muestran las diferentes etapas del proceso de formación de la isla, y los impresionantes pliegues que se crean en la corteza terrestre por los movimientos de las placas.
Bajo el mar:
Solamente con ponernos unas gafas y un tubo de bucear (snorkel) podemos descubrir el mudo que hay debajo del agua, para muchos desconocido, y que nos mostrará paisajes impresionantes y una tranquilidad especial. Además podremos ver numerosos tipos de peces y diferentes especies submarinas, como anémonas y tomates de mar, y en especial las praderas de la la planta (que no alga) Posidonia Oceánica que posee la misma importancia para el mar que para la tierra los bosques, cumpliendo importantes funciones como la fotosíntesis, o ser el hábitat o la «casa» de numerosas especies vegetales y animales.
Todo esto hace que sea un territorio perfecto para recorrer en kayak, ya sea haciendo travesías o pequeñas excursiones. Con este artículo, me gustaría contribuir a decir no a los proyectos de perforaciones petroleras, las cuales, antes de empezar si quiera perforar, ya habrían causado daños irreparables en un área marítima superior a 5 veces el tamaño de Ibiza.